Subir

Sinopsis

En la actualidad, el arte puede liberar al hombre de su confusión devolviéndole lo que ha perdido: éste fue el mensaje de Kandinsky, fundador de la pintura abstracta. No se trata de representar el mundo de los objetos, sino nuestra vida interior. ¿Cómo pintar y hacer ver las emociones ocultas de nuestras almas, cómo mostrar lo invisible? Considerada «difícil», la pintura abstracta abre paradójicamente el camino hacia una cultura verdaderamente popular y confluye con el arte preocupado por lo sobrenatural, con el arte sagrado, como nos explica Michel Henry.
«Lo que, a fin de cuentas, los más elevados espíritus han pedido al arte es un conocimiento, un conocimiento verdadero, “metafísico”, susceptible de ir más allá de la apariencia exterior de los fenómenos para entregarnos su esencia íntima. ¿Cómo la pintura realiza y puede realizar esta revelación última? No dándonos a ver, no representándonos esa esencia última de las cosas, sino más bien identificándonos con ella en el acto iniciático del arte.»
Subir

Leer fragmento

Cubierta en alta resolución
Compartir en Facebook
Avísame
Deseo recibir información cuando se produzcan novedades editoriales sobre:
Autor:
Michel Henry
Colección:
El Árbol del Paraíso
Interesante

Ediciones Siruela S.A. reservados todos los derechos.
c/ Almagro 25. 28010 Madrid. España
Telf. +34 91 355 57 20 - Fax +34 91 355 22 01



 

Creación de un sistema de adaptabilidad de la página web de ediciones Siruela para dispositivos móviles en todos sus formatos para impulsar la comercialización de contenidos culturales legales e implementación de los recursos tecnológicos necesarios. Actividad subvencionada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Legal